El Barcelona pone en venta a Frenkie De Jong, al que ficharon en 2019 para marcar una época

La gestión deportiva del Barcelona en los últimos años ha ido de la mano de la económica: cuanto peor iba una, peor iba la otra. Prueba de ello son las cuentas de LaLiga, que presentó unas pérdidas históricas de las que más de la mitad correspondían a las arcas culés.
Joan Laporta es consciente de la situación y ya piensa cómo darle la vuelta a la situación, porque es acuciante. Y es que, pese a los rumores que ellos mismos alimentaban, nunca hubo posibilidades reales de incorporar a Erling Haaland, que ha aceptado la suculenta propuesta (tanto deportiva como económica) del Manchester City. Más aún cuando ve que puede encontrarse con un equipo que tiene que hacer caja.
El balance de cuentas obliga a hacer ingresos cuanto antes, y eso les ha llevado a plantearse seriamente desprenderse de sus activos más rentables. Uno de ellos es Frenkie de Jong, que es de los pocos jugadores con un potencial económico suficiente como para poner en verde las cuentas culés.
El neerlandés es un futbolista muy del gusto de Xavi, pero no tan imprescindible como para no plantearse su venta. Llegó en 2019 con la vitola de ser un potencial Balón de Oro, un jugador que iba a marcar una época y que podría revolucionar el fútbol mundial y tres temporadas después siguen esperando que explote. Aunque su juventud y progresión invitan a pensar que aún tiene tiempo, son las urgencias económicas del Barcelona las que están empujándole a la salida.
Con un valor de mercado de entre 70 y 100 millones de euros según las estimaciones más optimistas, el Barcelona ya tiene una operación muy avanzada. Según Gerard Romero en ‘Jijantes FC’, el Manchester United y los blaugrana han llegado a un acuerdo que está cerrado «al 95%» por una cantidad cercana a los 80 millones.
La venta de De Jong permitiría no solo ingresar esa cantidad, sino liberar 11 millones de la masa salarial, que sigue descontrolada un año después de la marcha forzada de Messi. Una vez que se venda al neerlandés, podrán cerrar operaciones como la del valencianista Carlos Soler, con el que el Barça ya tiene un acuerdo verbal y que reportaría a las arcas culés unos 20 millones de euros.

El Barcelona pone en venta a Frenkie De Jong, al que ficharon en 2019 para marcar una época

La gestión deportiva del Barcelona en los últimos años ha ido de la mano de la económica: cuanto peor iba una, peor iba la otra. Prueba de ello son las cuentas de LaLiga, que presentó unas pérdidas históricas de las que más de la mitad correspondían a las arcas culés. Joan Laporta es consciente de la situación y ya piensa cómo darle la vuelta a la situación, porque es acuciante. Y es que, pese a los rumores que ellos mismos alimentaban, nunca hubo posibilidades reales de incorporar a Erling Haaland, que ha aceptado la suculenta propuesta (tanto deportiva como económica) del Manchester City. Más aún cuando ve que puede encontrarse con un equipo que tiene que hacer caja. El balance de cuentas obliga a hacer ingresos cuanto antes, y eso les ha llevado a plantearse seriamente desprenderse de sus activos más rentables. Uno de ellos es Frenkie de Jong, que es de los pocos jugadores con un potencial económico suficiente como para poner en verde las cuentas culés. El neerlandés es un futbolista muy del gusto de Xavi, pero no tan imprescindible como para no plantearse su venta. Llegó en 2019 con la vitola de ser un potencial Balón de Oro, un jugador que iba a marcar una época y que podría revolucionar el fútbol mundial y tres temporadas después siguen esperando que explote. Aunque su juventud y progresión invitan a pensar que aún tiene tiempo, son las urgencias económicas del Barcelona las que están empujándole a la salida. Con un valor de mercado de entre 70 y 100 millones de euros según las estimaciones más optimistas, el Barcelona ya tiene una operación muy avanzada. Según Gerard Romero en 'Jijantes FC', el Manchester United y los blaugrana han llegado a un acuerdo que está cerrado "al 95%" por una cantidad cercana a los 80 millones. La venta de De Jong permitiría no solo ingresar esa cantidad, sino liberar 11 millones de la masa salarial, que sigue descontrolada un año después de la marcha forzada de Messi. Una vez que se venda al neerlandés, podrán cerrar operaciones como la del valencianista Carlos Soler, con el que el Barça ya tiene un acuerdo verbal y que reportaría a las arcas culés unos 20 millones de euros.

La gestión deportiva del Barcelona en los últimos años ha ido de la mano de la económica: cuanto peor iba una, peor iba la otra. Prueba de ello son las cuentas de LaLiga, que presentó unas pérdidas históricas de las que más de la mitad correspondían a las arcas culés.

Joan Laporta es consciente de la situación y ya piensa cómo darle la vuelta a la situación, porque es acuciante. Y es que, pese a los rumores que ellos mismos alimentaban, nunca hubo posibilidades reales de incorporar a Erling Haaland, que ha aceptado la suculenta propuesta (tanto deportiva como económica) del Manchester City. Más aún cuando ve que puede encontrarse con un equipo que tiene que hacer caja.

El balance de cuentas obliga a hacer ingresos cuanto antes, y eso les ha llevado a plantearse seriamente desprenderse de sus activos más rentables. Uno de ellos es Frenkie de Jong, que es de los pocos jugadores con un potencial económico suficiente como para poner en verde las cuentas culés.

El neerlandés es un futbolista muy del gusto de Xavi, pero no tan imprescindible como para no plantearse su venta. Llegó en 2019 con la vitola de ser un potencial Balón de Oro, un jugador que iba a marcar una época y que podría revolucionar el fútbol mundial y tres temporadas después siguen esperando que explote. Aunque su juventud y progresión invitan a pensar que aún tiene tiempo, son las urgencias económicas del Barcelona las que están empujándole a la salida.

Con un valor de mercado de entre 70 y 100 millones de euros según las estimaciones más optimistas, el Barcelona ya tiene una operación muy avanzada. Según Gerard Romero en ‘Jijantes FC’, el Manchester United y los blaugrana han llegado a un acuerdo que está cerrado «al 95%» por una cantidad cercana a los 80 millones.

La venta de De Jong permitiría no solo ingresar esa cantidad, sino liberar 11 millones de la masa salarial, que sigue descontrolada un año después de la marcha forzada de Messi. Una vez que se venda al neerlandés, podrán cerrar operaciones como la del valencianista Carlos Soler, con el que el Barça ya tiene un acuerdo verbal y que reportaría a las arcas culés unos 20 millones de euros.

Deja una respuesta