Odesa, bajo las bombas rusas: ¿objetivo o distracción?

Al norte de Járkov, la resistencia se acerca a la frontera rusa. Hacia el sur, en el sector de Severodonetsk, los rusos fuerzan una retirada. Sigue en juego el control de la Isla de las Serpientes Leer

Odesa, bajo las bombas rusas: ¿objetivo o distracción?

Al norte de Járkov, la resistencia se acerca a la frontera rusa. Hacia el sur, en el sector de Severodonetsk, los rusos fuerzan una retirada. Sigue en juego el control de la Isla de las Serpientes Leer

Directo Guerra Ucrania – Rusia, última hora en directo Guerra en Ucrania El sótano de la muerte en la fortaleza de la acería de Mariupol

Kiev afirma haber recuperado el control de 1.200 kilómetros de fronteras. Moscú intenta abrir brechas. Se suceden los enfrentamientos en el Mar Negro. El resumen nos lleva a considerar tres puntos en el frente oriental. Al norte de Járkov, la resistencia se acerca de la frontera rusa, puede socavar la retaguardia y, sobre todo, ha ahuyentado a la artillería enemiga que ahora sólo ataca los barrios en las afueras. Han sido éxitos consistentes, con los invasores obligados a retirarse y las tropas exhaustas por días de lucha.

¿Que pasará ahora? Rusia, según diversas fuentes, ha desplegado a sus tropas de la región de Izyum y tiene preparados casi 20 batallones en la localidad rusa de Belgorod. Inevitablemente tiene que destinar fuerzas previstas para otras operaciones y corre el riesgo de perder algunos de sus propios pueblos: los ucranianos han lanzado incursiones en la zona cuando todavía estaban lejos, acciones que nunca reclamaron abiertamente.

Más al sur, en el sector de Severodonetsk, los rusos han obligado a los defensores a retirarse a posiciones más manejables. Resultados aparentemente positivos para los hombres del general Dvornikov. La duda llega a la hora de preservar los éxitos: las imágenes del campo, en la localidad de Bilohorivka, muestran un puente destruido y una gran cantidad de vehículos incinerados. La columna supuestamente cayó en una trampa mortal cuando intentaba cruzar el río Donetsk. Algunos afirman que fue el segundo intento, ya lo intentaron el 9 de mayo.

Para saber más

Guerra en Ucrania.
Redacción:
ALBERTO ROJAS

La ‘contraofensiva del mordisco’ consigue liberar Járkov

El episodio casa con la opinión del experto Tobias Schneider, que analiza la estrategia adoptada por los oficiales de Zelenski:

Acción friccional con contraataques rápidos, pero no grandes ofensivas que puedan resultar en demasiadas pérdidas.Hacer que cada paso sea costoso para el enemigo: los rusos pueden ganar y perder al mismo tiempo, se desangran.Evitar que los invasores lancen maniobras grandes y conectadas.Reorganizar las filas, rotar a los combatientes, traer a los reservistas al frente de una manera menos caótica.

Siempre es difícil tener una imagen fiable. Desde hace semanas se rumorea que el Kremlin quiere tener el control total del Donbás y el New York Times, habitualmente bien alineado con las informaciones oficiales estadounidenses, se centraba el martes en las victorias rusas. Esto mientras los líderes de la inteligencia estadounidense en el Congreso insistían en que la guerra en Ucrania se encuentra en punto muerto tiene perspectiva de convertirse en un largo enfrentamiento.

En el sur, desde el primer día de la guerra los estrategas han cuestionado el destino de Odesa, donde se esperaba desde hace mucho tiempo un asalto anfibio que nunca llegó. Sin embargo, el puerto más importante con vistas al Mar Negro ha sufrido varios ataques con misiles rusos, que subrayan su importancia. El objetivo «maximalista» del Kremlin contempla la conquista de toda la franja costera hasta Transnistria, una maniobra que privaría a Ucrania de una salida al mar y, sobre todo, de sus exportaciones, estrangulando su economía.

Los siete misiles rusos que impactaron en un centro comercial y un depósito en la ciudad en la madrugada del martes estaban, sin embargo, dirigidos sobre todo a los suministros de armas que llegaban de Occidente, que Moscú considera «objetivos legítimos»: el uso de tres misiles hipersónicos Kinzhal, que no abundan en el arsenal ruso, podría ser la confirmación. Al mismo tiempo, hay quienes no descartan que Odesa pueda ser una distracción. Y tampoco se pierde de vista a Bielorrusia, un péndulo perenne entre amenazas de intervención y pausas.

Más dinámico es el desafío por el control de la Isla de las Serpientes, un peñón rocoso a 35 kilómetros de la costa ucraniana que los rusos conquistaron los primeros días del conflicto y donde ahora sufren repetidos ataques de la resistencia, en particular con drones. Moscú apoya a las unidades que guarnecen la fortaleza y, según la inteligencia británica, intenta implementar nuevos sistemas de defensa aérea, en particular el SA 15. Sin embargo, tras el hundimiento del Moskva, no se arriesga a aproximar barcos importantes y prefiere confiar en unidades menores.

Deja una respuesta